Atención Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario y para realizar funciones propias del sistema de compra. Continuando, asumes la política de cookies de nuestro sitio.OK

Un software de 1999 creado por Audi y Bosch para reducir ruidos de los TDI es el origen del engaño de las emisiones de los diesel Volkswagen

03-06-2016
por Rectidama Admin

Recientemente, el grupo jurídico que está investigando el caso de las emisiones de los Volkswagen ha descubierto el origen de la manipulación de las emisiones de los diesel del grupo VAG. Según parece, todo comenzó con Audi y Bosch en el año 1999 cuando colaboraron para crear un software cuyo objetivo era la reducción del ruido de los motores TDI.Esto nos lleva a la pregunta ¿Cómo es posible que un software destinado a la disminución de ruidos termine teniendo un uso tan diferente?

logo-volkswagen-humo

La marca Volkswagen se ha visto afectada por el humo de sus emisiones

Todo esto tiene su explicación en las acciones que desarrollaba el software de Bosch y Audi. El software modificaba los parámetros de combustión para emitir menos ruido, sin embargo, tenía el efecto secundario de que se aumentaba de manera considerable la emisión de gases nocivos. Para paliar esto, decidieron que se desactivara este modo silencioso cuando el coche se ubicase sobre un banco de rodillos. Tras varios dimes y diretes al final se archivó sabiamente el software por las posibles consecuencias legales que tendría su uso.

motor-vw-volkswagen-tiguan

Imagen de un motor de un Tiguan

Presiones internas hicieron que se rescatara este software

Unos años después, Volkswagen diseñó el ahora denostado motor EA189 y, con el objetivo de conquistar el mercado estadounidense y sus estrictas normativas de emisiones en los diesel, el máximo responsable de VW en ese momento, Ferdinand Piëch, presionó a sus ingenieros para cumplir lo imposible y, finalmente, ante la desesperación alguien sacó del baúl el software desarrollado unos años antes entre Audi y Bosch. El resto de la historia ya la conocemos, se implementa en los EA189 y, cuando están en los bancos de pruebas, cumplen las normativas de emisión como chicos buenos. Pasan los años, se sucede un cambio de máximo directivo (Martin Winterkorn) que mira para el otro lado ante esta falta hasta que una universidad descubre el engaño y da lugar al ya conocido como Dieselgate que, de momento, ha provocado pérdidas de más 4.000 millones de dólares en el pasado ejercicio y las que se prevén para los próximos años se avecinan como astronómicas.